El tiempo respetó una estupenda jornada familiar de excursión y de comida al solecito. Pudimos ver la sierra en pleno esplendor otoñal, jugar con los animales e insectos del campo, caernos y levantarnos -con alguna que otra lágrima rápida-, y disfrutar de un día en familia. Aquí veis una selección de las fotos:

PULSAR AQUÍ PARA MÁS FOTOS

X